martes, 25 de septiembre de 2012

¿NACEN O SE HACEN?

Desde siempre, los científicos han tratado de resolver el enigma de si un niño es lo que es por que así nació (por sus genes), o si el medio lo hizo así (las experiencias vividas)

Yo pienso que los niños son una mezcla de las dos cosas; debemos respetar lo que son y lo que ya traen en sus genes acerca de su personalidad, aptitudes, gusto, etc., pero, sin descuidar el ambiente en el que viven, por que ciertamente tiene una tremenda influencia en ellos también. Quedarán impresas en sus vidas para siempre todas las buenas y malas experiencias, y quedarán bien sentadas las bases para el tipo de adulto que será nuestro hijo.

¿De qué sirve analizar esto?, primero, por lo que acabo de mencionar: el hecho de que, lo que hagamos, ignoremos, o dejemos de hacer con nuestros hijos hoy, quedará para siempre en sus mentes y sus corazones. ¡Para prueba nosotros mismos!, ¿qué recuerdos tienes de tu propia infancia? los buenos momentos (los muy buenos), se te grabaron para siempre, y también los malos, haciéndote actuar, pensar, reaccionar e incluso educar a tus propios hijos de la forma en que lo hicieron contigo.
Hagamos un alto para pensar en ésas cosas que juramos no repetir, pero que a veces “nos salen solitas” desde adentro, como un eco que dejaron nuestros padres en nosotros. Tomemos lo bueno para repetirlo con nuestros hijos, y desechemos lo que no queremos repetir, “renovemos nuestro entendimiento” para lograrlo.

La segunda razón es que debemos aceptar a nuestros hijos como son, ya sé que lo hemos escuchado muchas veces, pero es inevitable que en algún momento, tu hijo, en algún área, no va a responder como tú esperabas o soñabas que lo hiciera. Sí, en algún momento, ¡tu hijo te va a decepcionar!.  Hay algunos papás que obligan a sus hijos a tomar clases de cosas que a ellos no les interesan, el clásico padre que intenta vivir sus sueños frustrados a través de su propios hijos, y deposita la responsabilidad de complacerlo a él, por encima de los deseos de sus hijos, éste tipo de padre es egoísta.
Pero  cuando a ti te pase, cuando llegue el momento (y asegúralo que llegará) y sientas la decepción, debes ser muy cuidadoso con tu reacción. cuida las palabras por que puedes herirlo. Es mejor reservarte los comentarios, y seguir adelante, después de todo, nuestros hijos si venían programados en ciertas cosas que nunca podremos cambiar, y es ahí donde debe entrar en acción la comprensión y el amor incondicional. Debemos darnos a la tarea de conocerlos cómo son, quiénes son, y aprender a amarlos por lo que son en verdad.

Bueno, este dilema termina así: Sí, vienen programados o “predispuestos” en ciertas áreas que debemos respetar y aceptar. Y sí, les afecta el medio, así que procura crear el mejor y más sano ambiente posible en casa para que tu hijo crezca lleno de buenos recuerdos que marquen su vida y también su propia paternidad cuando llegue el momento.

Espero que te haya ayudado, danos tu opinión o cuéntanos tu experiencia :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario