viernes, 1 de marzo de 2013

Disciplina Positiva y sus Consecuencias Negativas

Todos queremos acabar con la delincuencia y el crimen, y todos estamos de acuerdo en que ésto comienza en casa. La contrariedad es que se diga que la disciplina firme con consecuencias hiere al niño y le enseña a herir a otros al enseñar al niño el mal ejemplo del castigo o la reprensión, y asegurando que la violencia acabaría si todos fuéramos seres pacíficos que enseñáramos a nuestros hijos esa pasividad.  La realidad es que muchos niños nos van a tomar el pelo en el camino y nosotros pecaremos de ingenuos si  creemos que les estamos enseñando a ser pacifistas al dejándolos sin reprensión. Se alega que el trato de igual a igual es lo que nuestro hijo merece, pero sin querer reconocer que el respeto puede que lo viva el padre hacia el hijo, pero no por eso lo obtiene de regreso y por supuesto tampoco es capaz de exigirlo.

Que curioso es que la gente del siglo XXI se siga creyendo el cuento de que el niño es un ser sin malicia, y que toda la maldad es unicamente aprendida y no innata.
Soy testigo del cuidado y el amor que como padres damos a nuestros hijos y no por eso obtenemos respeto a cambio. Soy consciente de lo mucho que nos esmeramos en enseñar lo bueno y dedicar tiempo y atención a quienes mas amamos, y sin embargo, veo que nuestros hijos, como cualquier otro ser humano, son seres egoístas por naturaleza, quienes muy difícilmente aprenden a comportarse con el ejemplo y muy fácilmente comienzan a hacer lo malo con agrado y sin necesidad de influencias negativas.

Si esto no fuera cierto, busquemos un ser humano que jamás haya hecho nada malo y que jamás haya mostrado gusto en ello. ¡No existe!. Si fuera cierta la teoría de que si todos educáramos solamente con disciplina positiva (amor, paciencia, no violencia, comprensión , buen ejemplo) lograríamos erradicar la violencia o al menos gran parte de ella, fuera de esperarse que los hijos de tales personas ya tuvieran miles de santas criaturas poblando el planeta. 
Preguntemos a sus padres, quienes no han hecho otra cosa que dar amor, cuidado, comprensión y buen ejemplo a sus hijos desde el primer día de nacidos, y veamos si éstos niños han crecido sin tanta tendencia a la violencia como se alega o si al menos se portan mejor. Investiguemos si verdaderamente esas premisas les han hecho mejores seres humanos. Creo que todos ya sabemos la respuesta.

Y no es que los padres estén fallando en demostrar amor, respeto, cariño y comprensión, es que se han olvidado de que su hijo necesita más que todo eso. Es que se han creído que si yo le pongo el mejor ejemplo el niño aprenderá a comportarse y a respetar y a amar. Pero la triste realidad es otra. Padres que dedicaron su vida a sus hijos, quienes desde el momento del embarazo no hicieron mas que preocuparse por su bebé, y le dieron lo mejor, su tiempo, su amor, sus cariños,  su ejemplo, su comprensión, etc. para después vivir la penosa realidad de que su hijo ha crecido y es un malagradecido, no respeta y ha aprendido (quien sabe de dónde ) a comportarse de forma vergonzosa.

La maldad y la violencia, no son siempre aprendidas, son adquiridas de generación en generación.
Estoy a favor de todas estas cosas (el respeto, el amor, el buen ejemplo, la comprensión) pero debemos darnos cuenta de que aunque todo esto es maravilloso desgraciadamente NO ES SUFICIENTE.

Pero ¿qué es la disciplina positiva? Se trata de respetar al niño y dar buen ejemplo, esperando que el niño aprenda del padre a comportarse como es debido. Se supone que no son permisivos, pero cuando el niño hace berrinche, el padre debe ser comprensivo y pensar (o posiblemente buscar un pretexto) la razón por la cuál el niño está actuando así. Después de la forma más respetuosa posible, hay que "pedirle al niño que no haga lo que esta haciendo o que deje ese comportamiento". ¡Ya está! El padre se limita a ser super respetuoso, a sugerir de forma amable las cosas y se dedica a esperar que el niño "agarre la onda" y haga lo que debe hacer. Para mí esto es no estar a la altura de la situación y es incoherente comportarme así con mi hijo cuando él sabe perfectamente que sus actos no corresponden a ser tratado de esa forma. ¿Acaso no es una incoherencia muy grande que cada vez que mi hijo se ponga de berrinche yo "sugiero" firme pero amablemente que deje de comportarse así y nada más y luego esperar que el niño obedezca?, Si es así, algo anda mal. El niño lo sabe. El niño necesita una verdadera disciplina (por que la positiva no es en realidad una disciplina) que corresponda a sus actos. 

Volviendo al hecho de que nuestros hijos poseen una naturaleza innata inclinada hacia el mal comportamiento, debemos entonces reconocer que predicar solo con el ejemplo pero sin aplicar verdadera disciplina, no solo es incoherente, sino que no funciona. La realidad es que no existe un método, ni una fórmula mágica para que nuestros hijos dejen de hacer lo malo. Es algo que siempre estará en ellos. Pero lo que sí se puede demandar obediencia y respeto, no solo sugerirlo o platicarlo, sino exigirlo y hacer que se cumpla con las consecuencias que ello amerite. Eso es estar a la altura de la situación. 

Muy mal se habla de los "padres helicóptero" (el tipo de padre que siempre esta al pendiente de todo lo que hace su hijo, monitoreandolo y metiéndose en su vida) hoy en día, y mucho se les critica, pero de nuevo las investigaciones están a favor, ya que se han estudiado a los hijos de estos padres "controladores" (por así decirlo) y se han encontrado que sus hijos son quienes mejores se han desempeñado en la vida, tanto académicamente, como laboral y familiarmente.

¿Qué aprendemos de ésto? que una vez mas somos los padres los quienes debemos marcar la pauta para nuestros hijos. Los niños NECESITAN que nosotros no solo les digamos cómo comportarse, sino que los hagamos cumplir de esa forma. Los niños son seres que piden a gritos estructura y coherencia. Y son capaces de demostrarnos a gritos y patadas que "quieren ser controlados". Cuando surgen esos momentos,  los niños desean que sus padres no solo se pongan a la altura de la situación sino que la superen y sean capaces de someterlos. En otras palabras el niño pide a gritos que el papá le gane y lo haga vez tras vez. Si ésto no se logra y se trata al niño como "pobre, está cansado" ..o "sí, yo sé que sientes mucha frustración y por eso gritas..".. el niño pierde respeto hacia su padre quien no es capaz de estar a la altura de el berrinche y lo minimiza.. Tal vez la próxima vez lo haga más intenso para ver si "ese hombre reacciona y lo controla"

Un muy sabio Dr., de quien he tomado excelentes enseñanzas dijo algo que jamás olvidaré:  
"el misterio mas grande de la infancia es que el niño desea ser controlado pero insiste en que sus padres se ganen el derecho de hacerlo".
Si no nos hemos ganado el derecho, es por que no hemos estado a la altura de la situación. El niño sabe que él manda. y que tienen una enorme fuerza de voluntad cuando algo se les mete en la cabeza, pero nos toca a nosotros el involucrarnos con nuestros hijos, enseñarles, y demandar de ellos lo que es bueno y no solamente esperar que ellos hagan lo mas sensato un buen día.

Lo ultimo que quiero decir es que yo afirmo estar en contra de la disciplina positiva y a favor de las viejas costumbres (siempre y cuando exista amor en todo lo que se haga) y no lo hago de balde, ya que he visto los ejemplos mas que claros de lo que la disciplina positiva ha generado en nuestro planeta. La generación de la segunda guerra mundial  fueron padres agobiados por la violencia, quienes decidieron criar a sus hijos con disciplina positiva y permisividad (las diferencias entre ambas son pocas y los resultados los mismos). El resultado fue un deterioro de la autoridad paternal desde los 50's hasta los 60's. Los 70's dejaron muy en claro las consecuencias: anarquía, muchas drogas, supuesto "amor" y sí, mucha, muchísima rebeldía que hasta hoy se sigue cosechando.

Me pregunto si los portadores de la disciplina positiva se han dado cuenta de lo que le están haciendo a las nuevas generaciones.Y para aquellos que son nuevos en la tendencia y ya están usando sus aplicaciones, les aconsejo que se preparen para la sorpresa que les espera.

Se que ha sido un artículo fuerte, que parece "atacar" a quienes creen en dichas premisas, pero me niego a que como padres seamos capaces de cerrar nuestros ojos y fingir que no pasa nada. "Que a los niños hay que dejarlos ser niños y ya".  Nuestros niños crecen de forma exagerada y su infancia se nos va día tras día. Lo que establezcamos en ellos ahora, lo que formemos en ellos quedará de por vida. No se trata de que el niño sea feliz todo el tiempo, se trata de enseñarles a negarse a sí mismos cuando sea necesario. Si no logramos eso como padres, entonces creo que habremos fracasado.


50 comentarios:

  1. Diana, siempre me encantan tus artículos! Gracias por compartir tanta sabiduría.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo, un niño no sabe cómo comportarse, se le tiene que enseñar, tengo dos hijos (Karim y Naomi), la niña siempre, siempre, pero absolutamente siempre le quita las cosas a su hermano, siempre quiere los juguetes que el tiene, ¿quién le enseñó eso? Su naturaleza envidiosa y egoista, es ahí donde el padre debe guiar, disciplinar y amar.

    Excelente artículo. Saludos =)

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Así es. No necesitan vernos a nosotros para hacerlo.
      Gracias y saludos!!

      Eliminar
  3. Qué horror pensar en los niños como seres envidiosos y egoistas! el mundo esta mal y seguirá mal por esta visión de los niños. Qué triste artículo y más triste que hay gente que lo valide :(

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Es precisamente al revés. El mundo está mal por que no queremos ver que nuestros hijos necesitan disciplina y no solo buenos consejos. Los niños son muchas cosas, pero no se puede negar el hecho de que tienen una naturaleza innata. Comprobarlo es tan fácil como ver lo que un pequeño de uno o dos años es capaz de hacer cuando se le pide que haga algo. Por supuesto que no ha "aprendido a desobedecer" cono que lo hace de forma natural. Es algo que está en él y sin embargo hay que ver lo difícil que les resulta obedecer y mostrar respeto, que por cierto no se logra a base de buenos ejemplos solamente. El niño necesita consecuencias y negar ese hecho es como decir que nosotros (los adultos) tampoco las necesitamos.

      Eliminar
    2. por que piensas que la disciplina es sinonimo de autoritarismo o que solo se puede aplcar a la mala? se pueden aplicar limites igual de firmes con respeto. Si buscas que tu hijo te obedezca seguramente vas a tener que aplicar la fuerza porque a nadie le gusta obedecer, es algo natural en el ser humano, por que no buscas mejor su cooperacion, que entiendan desde pequeños que somos parte de algo, la familia, la escuela, la sociedad, y que como tal tenemos que comportamientos que seguir, tareas que cumplir, etc. Desde pequeños pueden participar en todo de acuerdo a su edad, asi sienten que pertenecen y son utiles.

      Eliminar

    3. Estoy 100% de acuerdo en buscar primeramente la cooperación del niño, el involucrarlo y hacerlo parte de nuestra vida diaria, el hacerlo sentirse parte de las actividades familiares y demás, pero el tema aquí trata específicamente de los momentos en que el niño se niega a cooperar, momentos en que nuestro hijo se rebela por completo ignorando toda advertencia. En momentos como esos, no debemos simplemente darnos la vuelta e ignorar, o solamente esperar a que al niño "le apetezca" hacer lo que se le ha pedido (por poner un ejemplo).

      La disciplina se puede aplicar de muchas formas, y no estoy peleada con la creatividad en este sentido, pero también creo que nuestro hijo inevitablemente deberá aprender a someterse a nuestra autoridad, esté o no esté siempre de acuerdo con ello.

      Eliminar
  4. Pensar que los niños son malvados evidencia lo que tú misma eres... si no, no me lo explico. Cierto que los niños necesitan ver las consecuencias de sus actos, pero de ahí a pensar que son así...

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Entonces cerremos los ojos y digamos que los niños son criaturas divinas y que jamás hacen algo de mala intención. ¿No sería una mentira? ..Se escucha feo decir que en los niños hay maldad, pero la hay. ¿Que si yo soy malvada? ¡Claro! y te aseguro que tu también ;)
      A lo mejor lo que no entiendes es el concepto de maldad, por que si lo entendieras te dieras cuenta de que nadie está exento.

      Maldad: la Maldad es una condición negativa relativa atribuida al ser humano que indica la ausencia de moral, bondad, caridad o afecto natural por su entorno y quienes le rodean, actuar con maldad también implica contravenir deliberadamente usando la astucia, los códigos de conducta, moral o comportamiento oficialmente correctos en un grupo social.

      Eliminar
  5. Definitivamente del lado de Ruvalcaba, soy madre de dos niños y por más educación, valores y ejemplo ellos van más allá, deacuerdo con el control. Yo normalmente, suelto y jalo. Mamá y papá siempre al pendiente y nunca me tapo los ojos al mal comportamiento de mis hijos. Asi mismo estoy del lado que inmediatamente contesten mal haya una corrección, no importa que haya familia o espectadores.NORMALMENTE ME PIDEN CONSEJOS MUCHAS MAMÁS DE COMO EDUCO A MIS HIJOS, POR ALGO SERÁ!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es!.. Nos critican por la forma autoritaria de educar a los niños, pero luego nos elogian por lo bien que se portan y que no hacen berrinches, etc.. ¿por qué será?

      Eliminar
    2. pero cual es la idea? que nos elogien porque nuestros hijos no hacen berrinches? lo veo mucho, padres orgullosos porque sus hijos obecedecen, se portan bien en publico, etc, pero cuando son adultos no son ningun ejemplo de nada, triste eso no?

      Eliminar

    3. Obviamente no es esa la idea, lo estás malinterpretando. Estamos hablando de resultados simplemente. Y cuando la disciplina se aplica como es debido los resultados hablan por si solos y por supuesto que el mayor ejemplo lo vemos cuando tales personas llegan a a adultez.

      Eliminar
  6. Muy de acuerdo con este artículo. Qué grato encontrar personas que educan de ésta manera, pues actualmente hay una decadencia en nuestra sociedad. Cada vez hay más niños voluntariosos, hasta pareciera que ya es algo normal.
    Gracias por publicar este tipo de artículos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mismo gusto siento yo de encontrar quienes aún crean en la disciplina verdadera. La que enseña que no todo se trata de uno mismo.

      Eliminar
  7. Hola Diana escribi un comentario sobre el tema en el articulo del 14 enero del 2013 me interesa mucho tu opinion al respecto, pero creo haber hecho el comentario en el articulo equivocado, de cualquier manera espero que puedas responderme gracias

    ResponderEliminar
  8. Creo que deberias informarte mejor antes de hablar de una teoria que definitivamente no conoces. No soy experta en disciplina positiva pero tengo claro que es mucho mas que hablar y dar consejo. Es mas, es mucho mas dificil y requiere mucho esfuerzo y dedicacion de los padres porque trabaja el autocontrol, la paciencia, establece limites con firmeza pero con respeto, y necesita mucho mas tiempo y conexion con los hijos porque no busca la obediencia que es el gran problema que no terminamos de entender los padres, busca la cooperacion. A nadie le gusta que le digan que hacer ni que lo controlen, ni siquiera a los niños, eso es una gran mentira. Mas bien lo que todos buscamos es que nos obedezcan, los niños tambien quieren tener el control y nosotros como padres vemos eso como una osadia, una falta de respeto porque asi hemos sido criados, y definitamente es mas facil exigir respeto a golpes y gritos como nos lo exigieron a nosotros, que ganarse el respeto por merito propio. Si no cortamos esa cadena seguiremos teniendo gente que solo respeta cuando haya un castigo o alguien con alguna ventaja sobre nosotros, y cada vez necesitaremos mas policias, mas guardianes y mas castigos.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Tu misma te has dado la respuesta al final de tu comentario. Es imposible vivir la vida "razonando" con todos a mi alrededor, las consecuencias no pueden ni jamás deben ser eliminadas simplemente por que como seres humanos no somos capaces de vivir sin ellas. La obediencia ahora resulta que es negativa y que tenemos que pasarnos la vida buscando la cooperación, y eso suena muy ben! pero es poco realista en especial si estamos hablando de niños pequeños.
      Sé de qué se trata la disciplina positiva, sé que el padre es el que se lleva las mil estrellitas en la frente al demostrar su enorme autocontrol frente a los monumentales berrinches de su hijo de 2 años, y no, claro que no estoy de acuerdo en ello. Y creo que malentiendes mis motivos por que ¡¡yo misma fui criada con disciplina positiva!! ni a golpes, ni a gritos, asi que tengo más información del tema de lo que parece.

      Ganarse el respeto por mérito propio es cuestionable y nuestros hijos nos lo demuestran. Es muy difícil que el niño respete a alguien que no este a la altura de las situaciones de prueba que le ponen sus hijos. Yo no creo que debamos ganarnos el respeto con gotero, creo que desde el momento en que somos padres amorosos y respetuosos ya somos merecedores de ese respeto, que muchas veces no obtenemos a la buena.

      Eliminar
    2. Insisto, debes informarte mejor sobre la disciplina positiva. En ninguna parte pretende ignorar las consecuencias, ellas siempre existirán, pero una cosa son las consecuencias de tus actos y otras los castigos que la mayoría de veces no tiene relación con el problema y lo que hace es que el niño no aprenda de la experiencia, cuando lo bueno de equivocarse es justamente que se puede aprender del error. Y si no podemos razonar con todas las personas yo creo que es justamente porque la disciplina a la antigua nunca nos permitió ese lujo, se basa en obedecer sin razonar y muchos encajaron muy bien con esa disculpa (los otros somos los rebeldes ;) )

      Eliminar
    3. Y mira que te estás contradiciendo, dices "desde el momento que somos padres amorosos y respetuosos", tú crees que un padre respetuoso grita, golpea, humilla, insulta? Yo creo que un padre respetuoso lo es en todo momento, aún cuando el niño está descontrolado puedes hacerte respetar, respetuosamente. Como decía Gandhi, no puedes combatir la violencia con más violencia, sólo que es mas trabajoso. No creo que la disciplina sea ni demostrar mi autoridad ni ser permisivo, con respeto todo se puede, no crees?

      Eliminar

    4. Todo eso de lo que me hablas no es algo nuevo para mí. Se de que se trata, sé que suena maduro, rebelde y acertado, pero a mí no me convence, y es más, ni siquiera estoy de acuerdo con la forma en que aplican la supuesta disciplina y en eso no creo que vallamos a estar de acuerdo. Que incoherencia que hablen de "consecuencias que siempre van a existir" sin que ustedes como padres sean autoridad. Hay un millón de ocasiones en que mi hijo no va aprender nada bueno si lo dejo hacer lo que quiere en especial si es pequeño y aún no relaciona muchas veces que sus actos tienen consecuencias mas allá de las que se sufren instantáneamente (como meter el dedo el la estufa por ejemplo) ya que en la gran mayoría de las veces estas consecuencias no se ven, ni se sienten. ¿Cómo corrigen un berrinche? Simplemente ignorando. ¿Cómo corrigen que el niño pegue?..diciéndole "no se pega", no pegando, siendo pacientes y mostrando el ejemplo.. suena genial, pero funciona pobremente. Lo he visto, nadie me lo tiene que contar. Si ustedes no son capaces de ser esa autoridad, corren el terrible riesgo de ser malentendidos al dejar al niño a su suerte .. y si no soy yo quien ponga orden cuando aun es tiempo, que peligroso dejar que mi hijo valla por la vida sufriendo las consecuencias de sus actos ya cuando sea mayor, si nunca lo discipliné de verdad.

      Otra cosa que quiero dejar bien en claro, es que de verdad, algunos aquí están malentendiendo y tomando este post a su antojo. En ningún momento he hablado de que se trata de INSULTAR, GITAR, HUMILLAR Y DEMÁS! eso lo sacaste tú por conclusión, ya que de eso no se habla nada en el post para comenzar. El error que ustedes cometen es que creen que por ser padres con autoridad con nuestros hijos, ya automáticamente les estamos humillando y faltando al respeto y es todo lo contrario, somos padres amorosos, respetuosos y ejemplares, pero también disciplinamos a nuestros hijos con consecuencias y déjenme decirles que el hacer ambas cosas (mostrar amor y consecuencias) no están peleadas en absoluto.

      Yo no creo que se pueda ser un buen padre y hablar de disciplina si no soy autoridad sobre mi hijo. y en eso tampoco nunca vamos a estar de acuerdo.

      Eliminar
  9. Buenos días Diana, me interesa saber cuales han sido las experiencias que te han llevado a estas conclusiones. Desvalorizar a la disciplina positiva basándote en generalidades me parece poco serio. Yo (y mis amigas) he criado a mis hijos guiándome con los principios de la disciplina positiva y tengo muy buenos resultados, ya son adultos. Me parece que debes haber tenido experiencias con personas que no conocían bien la filosofía y en su lugar eran personas permisivas.Creo que debes si vas a criticar lo debes hacer con mas fundamento. Mariella Rebora

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Generalidades no. Las cuestiones de las que hablo son la base de la disciplina positiva y no me parecen. Respeto a toda la gente y a su forma de educar, y de ver la disciplina. No pretendo que todo mundo esté de acuerdo en absoluto, pero de forma personal yo no voy a "encajar" con esta nueva tendencia, que a mi parecer deja mucho que desear.

      No creo que necesite mas fundamento del que ya he dado, y yo se que mucha gente no estará de acuerdo, al final cada quien hace lo que quiere. Me da gusto que hayas obtenido buenos resultados en tu caso, claro que no podemos generalizar, que es precisamente lo que yo he visto, el otro lado de la moneda. Si no somos capaces de ver que estamos perdiendo valores fundamentales en la crianza de nuestros hijos, las generaciones que vienen nos pasarán la cuenta.

      Eliminar
    2. La cuenta ya la estamos pagando!, en la corrupción, la falta de solidaridad, el poco sentido de pertenencia, las alarmantes cifras de suicidio, adicciones,divorcio,la excesiva violencia y todo lo que estamos viviendo por haber criado niños bajo parámetros de autoritarismo que son hoy en día dirigentes y ciudadanos ahora sí como dirías tu malvados, que buscan siempre aplastar al otro y ganarle a cómo de lugar, que siguen como cuando niños imponiéndose y rebelándose, que no saben mediar ni hacer acuerdos ni anteponer el bien común porque continuan dando lo que recibieron: agresividad, prepotencia, represión. Entérate:los valores por los que luchas solo se recuperarán cuando respetemos a los niños

      Eliminar
    3. Seguimos en otro canal. ¿En qué momento creen que por castigar a mi hijo ya le estoy faltando al respeto? Amar al niño es castigarlo cuando sea necesario!!, y el respeto surge por sí solo, cuando el niño lo comprende, cosa que por cierto hace a la perfección ya que después de un mal comportamiento él mismo espera dicha corrección.
      La incoherencia es que no suceda dicha corrección, que intentemos que el niño sufra las consecuencias de sus actos, pero ¿sin sufrirías?..Otra vez lo repito, yo respeto muchísimo a mis hijos, pero ustedes creen que respetarlo significa no molestar al niño en ninguna manera, aún cuando el mismo niño se haga daño a sí mismo con sus malas actitudes..

      Es cierto que estamos pagando cara la cuenta, pero que errada forma de pensar, el creer que todo lo que esta sucediendo es causa de padres que disciplinan a sus hijos con consecuencias, cuando es todo lo contrario.
      El error esta en que se cree que voy a martirizar a mis hijos al castigarlos y que eso les hará violentos, cuando en realidad esa disciplina es como medicina para cualquier mal comportamiento y sus efectos positivos están comprobados.
      La violencia surge de dos formas, una, cuando el padre ha maltratado al hijo y no le ha mostrado amor ni nada de lo que obviamente todo niño necesita, o dos, cuando el padre no aplica consecuencias a los actos de su hijo y se limita a ser permisivo, o en el caso de la disciplina positiva, a dialogar con él y mostrar el ejemplo, que son dos cosas buenas e indispensables, pero no suficientes. .

      Yo hablo de disciplina a la antigua, no com forma de maltrato, sino con amor y con respeto pero también con consecuencias. Esa es justamente la mezcla perfecta. Y los valores por los que lucho los he visto, los conozco y sé de dónde han salido, y nada han tenido que ver con disciplina positiva.

      Eliminar
    4. Pues en tu último párrafo de esta respuesta estás hablando de disciplina positiva....eso jsuta,ente es DP amor, respeto y por supuesto consecuencias, estamos hablando de lo msimo...si

      Eliminar

    5. Me puedes decir realmente ¿qué consecuencias aplica la DP? por que me puedo estar perdiendo de algo nuevo.

      Eliminar
  10. El articulo no fue fuerte, fue agresivo, no "parece atacar", ataca, y lo hace de manera sospechosa... Me suena a que su autora (no sé qué profesión tiene) está perdiendo últimamente clientela debido a la Disciplina Positiva,,,!

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. No cabe duda que la crianza a la antigua ha perdido muchísima clientela y si mi interés fuera ser popular habría comenzado por ponerle otro nombre a mi blog. No me interesa la clientela, me interesa devolverle la confianza a los padres para disciplinar a sus hijos, misma que les han ido quitando con las nuevas tendencias. Ahora las novedades están de moda, pero como todo, tarde o temprano se darán cuenta del error que han cometido quitándole su esencia a la disciplina.
      En este blog tipo de comentarios son bien recibidos.

      Eliminar
  11. Queda clarísimo que no estás bien informada, que resientes de la forma en que fuiste criada (al parecer con enfoque permisivo o negligente,,,?) y que tus comentarios son opiniones personales, no argumentos sujetos a ninguna teoría de la psicología o la educación. Ojo papás, hay que poner filtros a todo lo que se encuentra uno en la red!

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. De ninguna manera. Fui criada con una madre maravillosa y abuelos magníficos, que siempre me trataron con todo el cuidado del mundo, por supuesto amor, respeto, diálogo y muy pero muy buen ejemplo!!.. Yo no tengo nada en contra de estas cosas, que como ya he dicho son INDISPENSABLES, pero no son SUFICIENTES.

      De argumentos y "teorías" (en realidad para mí son principios) está lleno el blog y deberían de leer otros post para informarse mejor, por que al parecer han leído solo este y creen que cuando hablo de consecuencias quiero decir maltrato. Nada mas lejos de la realidad.

      Eliminar
    2. Diana y este tipo de educación con castigos te resulta con tus hijos???

      Eliminar

    3. No estaría hablando de esto si no funcionara.

      Eliminar
  12. Diana, el comentario en el que dices que fuiste criada con disciplina positiva demuestra que no conoces profundamente su significado. Una persona que ha sido criada con disciplina positiva no llega a la maternidad diciendo que de los niños se espera obediencia. ¿Y del marido se espera obediencia? ¿Y de la esposa? El discurso sobre la obediencia de los niños ya está tan trasnochado como el que exigía la obediencia de la esposa. Los seres humanos no se deben obediencia unos a otros, exigirla en sí mismo es un acto de falta de respeto. Se necesitan muchos más recursos pedagógicos para que la convivencia sea llevadera si no se recurre a la obediencia, pero sin duda los adultos que salen de ahí no son lo que describes como los hijos criados tras la postguerra. Los hijos criados de padres postguerra han estado tan ocupados proveyendo materialmente a sus hijos, prosperando ellos mismos económica y socialmente que sus hijos han crecido sin comprensión ni atención auténtica. Ésa es la verdadera causa de todo lo que comentas en los 70. Parece que has sacado conclusiones superficiales porque no lo has vivido de primera mano. Y nos queda aún por ver muchos problemas en las generaciones siguientes porque la falta de comprensión y atención sigue en aumento, yendo los niños cada vez más pronto a la guardería. Pero, por tu última frase del post, ¿acaso es negativa la rebeldía? Ya veo que a ti te parece que sí, así nos va, los ciudadanos aguantando todo tipo de corrupciones porque en realidad somos sumisos y somos incapaces de rebelarnos ante tanta injusticia salvaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Valla que se han llevado una sorpresa!! Claro que fui criada con disciplina positiva, incluso en alguno otro de mis post comento la forma en que me criaron por si quedan dudas.

      Sí creo en la obediencia, cosa que a mi definitivamente me faltó muchísimo ejercitar, y veo que quienes hemos sido criados así tenemos este problema de "rebeldes".. Si, se a lo que te refieres con que "no es malo ser rebelde"..bueno, depende de para qué uses esa rebeldía igual con la obediencia, es relativa, si la usas para el bien, es maravillosa. Si usas la rebeldía para zafarte de algo que está mal, pues bien. Pero darle esa libertad de elección a los niños, que aún no saben diferenciar muchísimas cosas? eso sí no me lo creo.

      Hay cosas en las que jamás estaremos de acuerdo. Pero si puedes date a la tarea de leer mi blog con mas calma ya que este definitivamente lo agarraron por donde no es..
      Por último, estos padres de la postguerra, fueron padres agobiados por la violencia, que dejaron de disciplinar a sus hijos y les dieron demasiada libertad. Es cierto lo que comentas sobre el materialismo pero eso es otro tema, y obviamente no fue esa la causa de lo de los 70's, la causa fueron niños que crecieron con muy poca o ninguna disciplina. La disciplina positiva tiene mucho de bueno, y yo misma he dicho que todo eso es necesario e indispensable, por que fomenta el escuchar a los hijos, el hacerlos parte de nuestra vida y decisiones, pero trae de regreso este enfoque hacia la libertad en el niño (alegando que se trata solo de respeto) pero que es verdaderamente peligrosa.

      Eliminar
  13. Diana, siendo una madre de tres hijos de altas capacidades, tal como sé por haber leído tu blog sobre el tema, sería interesante que pudieses echar una ojeada como mínimo a partir del minuto 18 de este vídeo, cuando habla sobre la obediencia vs el sentido de justicia: http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=DyRyjgSH12A Es una psicóloga que afortunadamente conozco y que afortunadamente está muy bien informada sobre las altas capacidades porque conozco sus fuentes y su trayectoria. Vale la pena reflexionar sobre el tema. De lo contrario, puedes llevarte muchas sorpresas desagradables con/en tus hijos.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Hola! Gracias! Ya lo vi. Como sabes, (si ya has leído el blog de AC) conozco las características de estos niños, y ya he vivido todo esto que platica. Mis hijos siempre buscan la lógica de todo y cuestionan las normas, etc.. Yo no estoy en contra del diálogo, y sé que es necesario y por supuesto que lo practico bastante con ellos, pero creo que aparte de comprender las normas, necesitan ser ejercitados en la obediencia independientemente de si es o no un niño de AC. Yo comprendo por qué cuestionan y no me extraña, es más me prece logico, pero dejarles sin disciplina por este motivo tampoco me parece correcto.

      Eliminar
  14. Diana:
    Recibí formación para multiplicar talleres de noviolencia y paz entre gente afectada por la violencia, la cual replicaban con sus hijos. Optaron por una noviolencia activa, transformando su estilo de vida. Este año supe sobre DP. Me atrajo la similitud con mi labor y tomé el curso. Ahora tengo más elementos para ayudar a esas familias así como a padres y maestros.
    Fui coordinadora de disciplina años atrás y noté que no estaba logrando valores ni reflexión en los estudiantes y sin conocer sobre DP, hice cambios en las sanciones, de modo que enfaticé el diálogo, la verdad, la confianza, la auto-responsabilidad, proveyendo espacios y el resultado fue maravilloso. Vale la pena considerar los varias propuestas para disciplina y si la DP es una que siembra valores, puede ser una alternativa.
    Hoy hay muchas influencias externas y si los chicos no tienen bien cimentados sus valores con convicción, no por temor, pueden arrastrarlos a conductas negativas. Sólo la fuerza transformadora del amor que es activa, no pasiva, podrá lograr los cambios que necesitamos para un mundo mejor. Ha sido bueno leer tu blog pues veo la necesidad de comprender fielmente la propuesta de la DP. Tu experiencia es valiosa en los parámetros que tienes. NO me atrevo a contradecirte pues tendría que saber más sobre tu proceso para llegar a esa afirmación, por tanto la respeto aun cuando no la acepte. Te invito a abrirte a las experiencias de quienes vemos la DP como un camino a la armonía y al crecimiento sano y formación eficaz de nuestros chicos. Muchos padres están aprendiendo a utilizarla con buenos resultados. Se requiere una introspección propia que exige cambios en uno/a misma primero antes de iniciar el camino. Y no es fácil! Gracias por movernos a la reflexión y afirmación de nuestras opciones!

    ResponderEliminar
  15. Aquí de nuevo Diana!Y espera otros comentarios pues no me acepta tan largo el comentario!
    Leyendo tu blog, aspectos en los que coincidimos, aunque desde otra perspectiva:
    1. No se enseña la disciplina con pasividad: Cierto: la DP es activa pues mueve a la reflexión, motivándola, confrontando de forma inmediata para producir un cambio.
    2. El castigo no es un mal ejemplo: la DP sanciona haciendo entender la corrección sin perder la conexión con el niño.
    3. El respeto debe venir no sólo del padre al hijo: en la DP se busca precisamente que el respeto sea mutuo pero más que exigirlo se trata de ganarlo. Y el resultado es más auténtico pues no se gana por temor.
    4. El niño tiene tendencia hacia lo malo: La DP busca incentivar su tendencia hacia lo bueno pues es un ser social, en comunión con otros. El egoísmo es parte de su desarrollo, del descubrimiento de su poder, pero igual tiene una capacidad innata para compartir y perdonar. Los niños arreglan sus conflictos interpersonales más rápido que los adultos.
    5. Criar a los hijos con amor, cuidados, comprensión no siempre hace mejores hijos: En la DP nos interrogamos qué tipo de amor, cuidados, comprensión, damos a los hijos para hacerlos felices, mejores hijos: Manipulamos? ¿Chantajeamos? Los compramos? Presionamos? Tenemos que hacer la autorreflexión a ver qué respuesta logramos. Sí, dar todo eso: No es suficiente. La pregunta es: ¿en qué forma les estamos dando todo eso? Provoca resultados negativos?
    6. El niño necesita una verdadera disciplina: la verdadera disciplina consiste en que el niño sepa optar por lo correcto sin la amenaza del castigo o la presencia del adulto. Es optar por convicción y entendiendo la opción. La DP busca cimentar ese tipo de disciplina, tener la seguridad que el hijo escogerá lo mejor porque sabe qué es lo mejor no como discurso sino como vivencia en su familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 1. la reflexión es buena, pero no suficiente.
      2. sanciona ¿de que forma?
      3. El respeto se gana (ver siguiente punto)
      4. La crianza a la antigua también lo busca, pero no siempre se obtiene y ahi es donde entra el castigo.
      5. Aho esta el gran error! No es que la DP este fallando en la forma en que se aplica el amor, cuidados, comprensión, etc..es que falta algo más! por eso muchas veces y con muchos niños no funciona.
      6. Eso que comentas sobre "que el niño sepa optar por lo correcto" es precisamente lo que se intenta lograr, y se ha de ir ejercitando en el niño de diferentes formas, sin dejar de lado el castigo cuando sea necesario.

      Eliminar
  16. Continuación …..
    7. Hay que exigir obediencia y respeto: La DP la exige, no deja pasar el irrespeto ni la desobediencia, sólo que de una forma dialogada pero firme y constante que implica sufrir consecuencias por la falta entendiendo los alcances de las mismas así como la sanción resultante.
    8. Los padres “controladores” tienen más éxitos con sus hijos: Sí, si como sucede en la DP son padres con autocontrol que incentivan con el reconocimiento de sus propios descontroles a que sus hijos logren el autocontrol también en todo. Es decir, “controlan positivamente” los descontroles de sus hijos.
    9. El niño pierde respeto al padre cuando minimiza el berrinche: La DP precisamente pone el berrinche en su lugar, destaca lo negativo que resulta, indica las consecuencias y propone opciones que enseñan al niño a pararlo, a cambiar de actitud o atenerse a las consecuencias. Y ahí está la firmeza sin perder la conexión con el niño.
    10. Los niños piden a gritos estructura y coherencia: Cuando perdemos control en la DP estamos en riesgo de perder la coherencia porque lastimamos de palabra o de hecho a quien decimos amar, cuidar y comprender. La coherencia y estructura se dan no con discursos sino en la respetuosa vivencia diaria.
    11. “El niño desea ser controlado pero insiste en que sus padres se ganen el derecho de hacerlo". En la DP este derecho se gana no como imposición ni competencia sino con la firmeza, constancia y entendimiento sobre una acción equivocada del niño que debe ser transformada.
    12. En las generaciones de los años 50 a los 70 se pierde la autoridad paternal, los padres luego de la 2ª. Guerra mundial criaron a sus hijos con permisividad agobiados por la violencia y en los 70 el resultado fue desastroso: ¿Se puede culpar a la DP? la DP se genera como tal en 1988, basada en la “crianza democrática” planteada por Alfred Adler y Rudolph Dreikurs cuya propuesta era educar a los padres para un mejor trato a los niños y descubrir los problemas sociales y de comportamientos de los niños que no tenían límites. Fueron dos mujeres (que la mayor parte del tiempo somos quienes cuidamos de nuestros hijos): Jane Nelsen y Lynn Lott quienes en 1988, adaptaron la teoría mencionada y promovieron la formación de los padres en Disciplina Positiva mediante clases experienciales, hoy conocida en varios países. Es necesario mirar aspectos político-sociales que han circundado las transformaciones en la familia y en las comunidades y sería demasiado simple considerar la DP como generadora de la pérdida de autoridad paternal. Por demás está decir que la DP no promueve la permisividad! Antes la destaca como algo para reflexionar y transformar si se quiere dar estructura y coherencia a los hijos. Los cambios en la familia y en la sociedad hay que verlos holística y multidisciplinariamente, en toda su complejidad. Los medios y la tecnología pueden ser muy benéficos pero también ofrecen desventajas en cuanto a cambios culturales que afectan nuestros valores y cultura pues el mundo es hoy una aldea global, gracias a ellos. Culpar a la DP de los cambios generacionales familiares de los años 50 a los 70 es darle una importancia sumamente poderosa, más que la religión y la política o la economía que son fuerzas de cambios tremendos!
    13. Lo que establezcamos en los niños ahora les quedará de por vida: Gran verdad! Si un niño es valorado como persona, como una vida en desarrollo, que esperamos dé lo mejor de sí a los demás, que escoja las mejores opciones aun cuando también aprenda de sus errores y los reconozca, que sea una persona feliz, que aprenda a ser asertivo, aue afronte problemas, dolor y tristezas valiente y positivamente convirtiendo las crisis en oportunidades, podemos darnos por padres victoriosos y en ese propósito, la DP es una gran herramienta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 7. sigo sin entender la "sanción"
      8. No! definitivamente no es lo que he visto..
      9. El diálogo, el diálogo y de nuevo el diálogo.. se habla de lo feo que es el berrinche, etc.etc.. a mi parecer todo esto se queda muy corto en muchas ocasiones. Por cierto, nunca pierdo la conexión con mis hijos cuando los castigo.
      10. La respetuosa vivencia diaria la vivimos también el la crianza a la antigua. Y por supuesto, no se trata de gritos y ofensas.
      11. suena bien..pero estamos hablando de diálogo de nuevo verdad?
      12. la DP existía mucho antes, no como tal, pero ya muchos padres la practicaban. Ciertamente ya que se produjo como tal, se incorporan valores y mayor estructura en su filosofía. Este post está enfocado a las consecuencias de la DP, misma que hace énfasis en que no es buena la permisividad (yo creo que eso todos lo sabemos aunque no nos lo diga nadie) pero si te soy sincera, para mi la DP sigue siendo una forma de permisividad. y si estamos hablando de cambios que fueron generados en una generación completa es muy certero decir que la DP y la permisividad produjeron esos resultados, por que bien sabemos que lo que pasa afuera comienza en casa.
      13. La DP puede ser una herramienta, pero le falta mucho. La crianza a la antigua es todo lo que en teoria es la DP y aparte rescata los valores que la DP le ha quitado.

      Eliminar

  17. Hola Alba Luz! Todas estas cosas de las que hablas, como ya lo comenté veo que son buenas y necesarias, pero no siempre suficientes y lo he visto. Funcionan bien aplicadas en ciertas esferas, pero en la familiar sigue faltando valores que se han dejado en el camino, que son los que yo intento rescatar, por que ahora muchas cosas se ven como negativas cuando en realidad no lo son. En mi caso no fui criada a la antigua, como ya lo comenté, sino precisamente con DP y por eso he visto de cerca las deficiencias de este método y a mi parecer deja mucho que desear. He visto el otro lado de la moneda, y veo que el miedo se ha metido en esta generación de padres, y creen que el respeto significa no molestar a los hijos, cosa con la que yo no estoy de acuerdo como tampoco en que se crea que el castigo es necesariamente maltrato.

    De igual forma, gracias por dejar tu comentario!

    ResponderEliminar
  18. Hola Diana! Muy rico el diálogo! Estamos de acuerdo en la sanción (castigo) con propósito de enmienda pero pesando la acción en todo su contenido para entender el propósito. Nada en este mundo es la panacea pero qué bueno que podamos criar hijos sanos mental, emocional y espiritualmente además de físicamente. Un hijo rebelde fue el de la parábola de Jesús: el Pródigo. La mejor lección que el padre le dio fue dejarlo ir y aprender con su propia experiencia el respeto por su padre, su familia, lo valioso del hogar. Pero sabiendo del amor del padre el hijo se atrevió a regresar. El hijo mayor no comprendió la apertura del padre pues no se atrevió nunca a tomar riesgos y cerró su corazón, sufriendo... Este padre tomó el riesgo de dejar volar al hijo. Ese hijo que volvió no era el mismo que se fue.Era mejor! Creo que a veces nos da miedo dejar crecer a los hijos también. No digo que imitemos al padre de la parábola ni que los hijos lo hagan con el pródigo, digo que el amor es una fuerza tal que genera confianza, respeto, responsabilidad y reciprocidad si es un amor que se abre al otro. Ponerse a la altura de una situación es tratar de entender al otro, ponerse sus zapatos aun guardando distancia. La DP se basa en el amor no egoísta, respetuoso pero igualmente formativo. En mi experiencia docente los alumnos que se conectan con el maestro en lo afectivo, el aprecio, la valoración mutua y la confianza honesta, generan relaciones interpersonales enriquecedoras. Si la conexión es de poder, de autoritarismo, de demeritación del otro por ser alumno simplemente, las relaciones interpersonales son desastrosas y generan resentimientos. La propuesta de la DP es tratar desde lo que afirma a la persona y eso me gusta pues es básico para el camino de la noviolencia y la paz. Para mí será siempre un reto por mi trabajo en noviolencia explorar la DP como una herramienta valiosa en casos graves de rebeldía, irrespeto, desobediencia abierta pues se siente muy bien cuando se logra el cambio al hacer conexión con quien así se comporta!

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Conozco la parábola pero seguimos viéndola de forma muy diferente. Yo creo que independientemente de la disciplina que el padre haya o no aplicado con él, el hijo decide irse y no veo mal que el padre le haya dejado por que creo yo que ya no era un niño (aquí estamos hablando de niños).. El hijo después de sufrir las consecuencias de sus actos decide regresar y el padre le recibe, pero creo que la lección mas valiosa no es que el padre le haya dejado ir, sino que el hijo tuvo que revolcarse en la basura para aprender la lección. He visto muchos casos como el que comentas (yo misma fui uno de ellos) y mi esposo por el contrario fue criado a la antigua; las diferencias son abismales, y de verdad te digo con toda sinceridad, que no es necesario que un hijo se tenga que revolcar en su basura para que aprenda una lección,la puede aprender de muchísimas otras formas, si primero le enseñamos obediencia y sometimiento, que al principio a nadie le puede encantar el proceso, pero cómo se agradece después y cómo se evita uno terribles consecuencias, y secuelas de por vida, sin contar que muchos bien pueden no tener oportunidad de regresar y hasta mueren en el camino de su propia rebelión.

      Eliminar
  19. Hola, he leido el articulo y tiene muy buenos puntos, tambien he leido los comentarios criticandolo y creo que todo es valido, desde mi punto de vista y experiencia como madre de una pequeña de 8 y un pequeño de 7, creo que no podemos ser extremistas y estar de un lado o del otro y yo me iria mas al sentido maternal, dejar de pensar en que funciono para unos y para otros no, pues cada pequeño es diferente, algunos tendran tendencias mas "maliciosas" y otros pequeños son un pan desde que nacen, esto nos refiere a que cada hijo deberá ser educado de forma diferente, siempre confiando en el instinto materno y siempre respetando su individualidad y carácter. Como madres ya sabemos como actuar, a veces dejarnos llevar por tendencias nos hace aplicarlas mal o darnos cuenta de que no sirven con nuestros hijos, se necesita dejar de pensar y analizar tanto lo que pueda sucederle al pequeño y simplemente amarlos y tener la seguridad de que: quien ama, educa. No apoyo ni una tendencia ni la otra, creo que cada familia y madre sabe muy dentro de si como educar a sus hijos para que logren una vida exitosa y feliz. Y finalmente recordemos que solo estamos con ellos un pedacito de sus vidas y que influimos poco comparado con su personalidad ya adquirida desde su creación. Mi esposo y yo buscamos ser mas que nada ejemplo para nuestros hijos y soporte y fuerza para enseñarles autocontrol y fortaleza y darles mucho amor y paciencia para enseñarles bondad y confianza. Y creo que algo muy importante es siempre ir aprendiendo y platicar con ellos sobre esto, la vida se va formando, las madres nos vamos formando y aprendemos que va mejor con nuestros hijos, y sobre todo cuando nos equivocamos también debemos saber pedir perdón y corregir el rumbo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso que comentas sobre educar a cada uno diferente es muy acertado! Yo en otro post hablé al respecto y dije que no es cierto que a todos se les educa igual. Cada niño responde diferente a la misma disciplina y claro que debe haber algunos niños que son un pan como tu dices y por supuesto, no necesitan una disciplina tan estricta. En este caso me estaba refiriendo al otro extremo. Niños super rebeldes ya por naturaleza, y ese es otro cuento pero claro que como padres debemos "medir" a cada uno de nuestros hijos y ajustarnos a ello.

      Eliminar